Diálogo social

El diálogo social se constituye como uno de los ejes centrales sobre los que construir las Administraciones Públicas del futuro. Avanzar en materias como la igualdad, la conciliación, la prevención de riesgos sociales o la formación de los empleados públicos, entre otras muchas, es sólo posible por medio de la escucha y el intercambio de opiniones con quienes las conforman. Así, las organizaciones sindicales y los representantes de los empleados públicos son un activo imprescindible para abordar el servicio al interés general, misión principal de las administraciones.

Desde esa visión dialogada y compartida, corresponde a la Dirección General de la Función Pública en el ámbito de la Administración General del Estado relacionarse con las organizaciones sindicales alcanzando en su caso pactos y acuerdos, asesorar en materia de negociación colectiva y coordinar los procesos de elecciones sindicales. Asimismo, se coordina y promueve el impulso de la prevención de riesgos laborales, los planes de formación en materia de acción social, la responsabilidad social corporativa y el fomento de la igualdad y la no discriminación de los empleados públicos. Las Administraciones Públicas pueden y deben servir como ejemplo para el resto de la sociedad de diálogo y avance social.

En un entorno cambiante, globalizado e interconectado como el actual, la participación en los foros europeos e internacionales relativos a todas estas materias se ha convertido, también, en una prioridad de actuación para la Dirección General de la Función Pública. Especialmente a través del Comité de Diálogo Social de la Unión Europea, en el que España ostenta la secretaría durante 2018 y la presidencia durante 2019.